Club de Rol Tirada Oculta

LA FRASE DEL DÍA

-¡Obtuve esta cicatriz en mi cara en una lucha a muerte!
-Espero que ya hayas aprendido a no

ADMINISTRACIÓN

Usuario:
Password:

TOP Escritores

Jarrid159
Sendero7
Izanur6
Julius2
Rasiel2
Información de la partida
  • London by Night (VAMPIRO)
  • Master: Rasiel
  • Resumen de Jarrid

Jugadores: Janet (Toreadora Exterminator, Raul), Morgan(Tremere, Ciu), Carlos (Nosferatu en las sombras, Cardona).

Registro de Morgan, Tremere
A última hora de la tarde, antes incluso de que el cielo se volviera oscuro, me encontraba contemplando como mi compañero Filip, chiquillo de Arthur y aprendiz de un círculo muy superior al mío, realizaba un ritual para mí.

Tras salir de la capilla me dirigí al pub donde habíamos quedado Janet, Carlos y yo mismo con Kane. Como de costumbre Janet estaba alborotando al personal momento que aproveché para tener una pequeña conversación con Kane.

Luego salimos de ese pub y todos, incluidas las cuatro chicas que se habían pegado al culo de Janet como moscas a la miel nos dirigimos a una discoteca llamada 'Strong Place'. Por el camino Janet y Carlos aprovecharon para alimentarse de las chicas pero el nosferatu se pasó de la raya y dejó un cadáver por el camino.

La discoteca era un lugar apropiado para borregos descerebrados y al poco rato Kane y yo salimos de ella mientras los demás se divertían y se alimentaban. El joven Kane me confesó que no había logrado averiguar mucho sobre sus antepasados, pero que estaba decidido a investigar más a fondo en los archivos de la talamasca.

Después de que Kane se hubiera marchado en taxi a la Casa Madre y que Carlos hubiera vuelto a su infecta madriguera Janet y yo decidimos ir a Carfax Abbey a averiguar lo que pudiéramos sobre el vídeo del concierto de Persephone Seed donde aparecía el nombre de Vidar.

No pudimos llegar. A medio camino, dos vástagos, al menos uno de ellos del clan Lasombra, asaltaron el taxi en el que viajábamos. Con increíble agilidad saltaron al techo del vehículo cuando éste viajaba a gran velocidad y empezaron a abrirlo como si fuera una lata de sardinas. Las sombras envolvieron el habitáculo y Janet no tuvo más remedio que saltar afuera para pelear en igualdad de condiciones. El taxista, que no podía ver nada, no podía frenar el coche así que accioné el freno de mano para intentar hacer caer a los asaltantes. El taxi dio varias vueltas de campana.

Cuando pude incorporarme me alimenté con toda la sangre del taxista. O ya estaba muerto o le faltaba poco y, de todas maneras, lo que había visto hasta el momento no debía ser relatado. Al salir vi que Janet lo tenía todo controlado. Estaba montando una carnicería con sus espadas y después de eliminar a los dos asaltantes se dirigió al hummer de donde éstos habían salido y que estaba emprendiendo la huida. Lo alcanzó, sacó al conductor y acabó con él. Un minuto después el hummer estaba ardiendo con los tres vástagos dentro. ¿Y quiénes eran? Un colgante con forma de cola de zorro que llevaba cada uno nos hizo sospechar que los diabolistas del 'Club de caza' iban tras nosotros.

Harto de situaciones conflictivas preferí retirarme a mi casa antes de ir a Carfax Abbey a arriesgar nuestro cuello una vez más. Ni siquiera la información que me dio Janet de que en Manchester habían intentado una serie de atentados contra los tremere y que un tal Vargas podía estar implicado me hizo cambiar de opinión.