Club de Rol Tirada Oculta

LA FRASE DEL DÍA

Si el día te sonríe, sonriele tu a él.
Anónimo

ADMINISTRACIÓN

Usuario:
Password:

TOP Escritores

Jarrid159
Sendero7
Izanur6
Julius2
Rasiel2
Información de la partida
  • BCN by Night (VAMPIRO)
  • Master: Julius
  • Resumen de Jarrid

Jugadores: Roel (Gangrel volador poco mordedor, Peña), Alex "Vandam" (Brujah anti-escalada, Ciu), Lucía (Brujah internauta, Lupe), Ramón (Tremere 'paso de esto', Cardona), Rojas "Fuego" (Brujah con exceso de hormonas agresivas, Lolo), Sr. Enema (Malkavian chófer, Mongo-PNJ)

Resumen de Alex
Al despertarnos Joaquín reanudó su trabajo de traducción de los símbolos de la puerta de piedra, pero pronto se encontró en un callejón sin salida; según sus propias palabras "Esto solo podría traducirlo con un libro de símbolos y dos días por delante". Pero la situación era aún más complicada: Joaquín nos informó de que en poco más de una hora los carceleros detectarían su ausencia y entonces empezaría una búsqueda exhaustiva.

Eso nos sorprendió y nos provocó bastante nerviosismo. Muchos querían irse ya de Italia y otros (yo incluido) querían quedarse para conseguir la misión. Finalmente acordamos que haríamos fotos a los símbolos y se las enviaríamos a Su para que nos los tradujera, si era posible, en menos de una hora.

Media hora después Joaquín se fue. Según él ya había cumplido con lo pactado (ayudarnos a cambio de liberarlo), pero eso no había sido así. El muy cabrón no había ayudado en nada y encima su "escapada" iba a delatar nuestra presencia, cosa que no había dicho cuando le sacamos. Me vinieron unas ganas impresionantes de romperle su arrugada cara, pero me contuve para no montar un pollo y porque nunca se sabe cuando se puede necesitar a un "aliado" por Italia.

La respuesta de Su no llegó, así que cuando faltaban unos 15 minutos para la hora prevista del descubrimiento de la huida decidimos marcharnos. Pronto comprendimos que habíamos acertado, ya que Roel, mientras bajaba por el sistema de cuerdas que había montado, pudo ver que se había iniciado una batida en el bosque que rodeaba el risco.

Llamamos al Sr. Enema y éste nos recogió justo a tiempo. Entonces sacó todo arsenal de recursos al volante y en menos de 2 horas estábamos en el pueblecito pesquero que nos había visto llegar. Allí había una lancha motora tal como le había pedido a Andreu que nos preparara y el Sr. Enema sabía como manejarla.

Nos dirigimos rumbo al Oeste pero pronto comprendimos que era imposible llegar a ninguna parte a esa velocidad antes de que amaneciera, ni siquiera hasta el refugio de Yashib y Marcus Slat. Solo nos quedaba la solución de escondernos en el camarote y rezar a Caín para que ningún humano encontrara la embarcación. Pero cosas del destino, el vampiro más irracional y anticuado del grupo, Rojas, dijo "¿Y si ponemos el piloto automático?". Sr. Enema lo comprobó y efectivamente la lancha disponía de piloto automático que no fue difícil de configurar para que nos llevara hasta la isla de Yashib.

Nos despertamos la noche siguiente en unos mullidos ataúdes en el castillo de Yashib. Luego fuimos al salón que ya conocíamos y allí nos encontramos con nuestros anfitriones. Tras tomar un buen desayuno (estábamos realmente hambrientos) les explicamos lo que nos había ocurrido. Slat mostró especial interés por la presencia de Joaquín y los motivos de su apresamiento y casi se cae de la silla cuando le dijimos que teníamos fotos de los símbolos de la puerta de piedra.

Mientras un criado se encargaba de imprimirlas y Marcus Slat de ir a buscar un montón de libros, Yashib nos informó que tras un par de llamadas había averiguado a que se debían los controles de carretera. Según su confidente una mandamás del Sabbath en España estaba en el hotel-monasterio el mismo día que nosotros. "¿Minerva?" le pregunté con sobresalto. Yashib se sorprendió al ver que conocíamos el nombre y a la mala puta que se escondía detrás.

Deducimos que Minerva nos estaba siguiendo la pista que dejamos en el aeropuerto de Nápoles, cuando unos esbirros suyos nos vieron llegar. Y también cuando llamamos demasiado la atención en Salofra (muy cerca del hotel-monasterio). Da rabia, porque ninguno de nosotros participó en la infiltración en su refugio, aunque sí que asaltamos, junto a muchos otros su fortaleza del WTC en Cornellà. En cualquier caso parece que nos tiene un poco de manía.

Llamamos a Sílvia para informarle de la situación y, a pesar de los intentos de Rojas (¡quién lo iba a decir!) de alertarle de lo peligroso de la misión y plantearle el abandono, nos dijo que consiguiéramos el objeto como fuera y que ya se pensaría ella qué hacer con Minerva.

El resto de la noche la pasamos buscando en los libros de Slat los símbolos de la puerta. Yo hacía años que no habría un libro, pero aún así encontré en uno de ellos uno de los símbolos (que se parecía al logo de Scorpia). Entre todos, excepto Roel que se quedó durmiendo todo lo que pudo, logramos sacar la traducción completa de la inscripción y, quizás, las palabras adecuadas para abrir la puerta.

Dos noches más tarde Yashib nos informaba que Minerva había abandonado Italia para regresar de inmediato a Toledo, la ciudad de Monçada, donde "alguien" había quemado una iglesia. Gracias a la maniobra de Sílvia teníamos un camino más claro hacia el monasterio.