Club de Rol Tirada Oculta

LA FRASE DEL DÍA

Si el día te sonríe, sonriele tu a él.
Anónimo

ADMINISTRACIÓN

Usuario:
Password:

TOP Escritores

Jarrid159
Sendero7
Izanur6
Julius2
Rasiel2
Información de la partida
  • BCN by Night (VAMPIRO)
  • Master: Julius
  • Resumen de Jarrid

Jugadores: Alex (Brujah renacido, Ciu), Lucía (Brujah, Lupe), Ada (Toreador a su bola, Aran), Ramón (Tremere por fin muy útil, Cardona), Roel (Gangrel con capacidad de convocatoria, Peña), Enema (Brujah con un par de misiles, Mongo)

Resumen de Alex
Una sangre poderosa y espesa llegó al fondo de mi ser. No estaba muerto.

El ritual de Ramón había funcionado gracias a la sangre antigua que Enema había traído junto con otras cosas con su Apache. El poder combinado de la sangre y el ritual habían curado mis heridas y me habían otorgado una fuerza como nunca antes había tenido. Incluso me sobró para que con un poco de mi sangre pudiera curar todas las heridas de la pija.

Después de que Enema hubiera llevado en helicóptero a Roel a visitar a los garous "buenos" los demás empezamos a hacer planes para intentar ganar la guerra que habíamos empezado. Me explicaron que los garous del wyrm se habían cabreado y habían avisado a refuerzos que no dejaban de llegar a través de la umbra. Se esperaba un ataque en uno o dos días como máximo. Los misquitos lo sabían y empezaban a prepararse para la guerra.

Convenimos que los mejor era lanzarles un misil de los que llevaba el Apache antes de que pudieran decir "te voy a arrancar las criadillas". Que no, que no es broma. El plan era sorprenderles en su propio túmulo cuando estuvieran todos reunidos y no esperar a que se lanzaran sobre nosotros por todos lados y en guerra de guerrillas. La acción debía llevarse a cabo esa misma noche. Un grupo reducido debería acercarse a unos 200 metros del túmulo y marcar la posición con láser. Después, el Sr. Enema lanzaría desde la distancia uno de los cohetes y fin de la historia.

Aunque acojonaba decidimos que el grupo de exploración lo formaríamos Ada y yo, pero en todo caso no lo haríamos hasta cerca del amanecer. Así también dábamos un poco de tiempo a Roel para que pudiera volver y quejarse por quemar algunos árboles inocentes. En caso de no venir actuaríamos sin su consentimiento.

Roel sí vino. Poco después y a través de la umbra aparecieron muchos garous en forma de lobo. Dos de ellos tenían pelaje blanco en el pecho y un símbolo dibujado. Uno era Roel y el otro Arain. ¡Eran los garous de los Pirineos con su jefe a la cabeza! El puto gangrel había conseguido que vinieran a ayudarnos en tiempo récord.

Como habíamos sospechado el tiquismiquis de Roel no estaba de acuerdo en volar la casa de esos piojosos pero sorprendentemente Arain nos dio la razón y se ofreció para llevar el láser de guiado de mísiles. Lo acompañarían sus mejores lobos. Y Roel, que parecía enamorado (¡maricón!). Yo quería ir pero era una fiesta solo para ágiles cánidos cuadrúpedos.

¿Cánidos cuadrúpedos? ¿Y por qué no? Con pocas esperanzas intenté averiguar si la poderosa sangre me había llevado a otro nivel de poder y concentré todas mis fuerzas en convertirme en lobo. Al principio no noté nada pero poco a poco el ángulo de visión fue descendiendo y mis sentidos fueron captando ruidos y olores que no había notado nunca. Para cuando quise darme cuenta me había convertido en lobo y ya podía acompañar a la "patrulla del láser".

Sólo media hora después llegábamos cerca del túmulo. Roel se encargó de apuntar y Enema de lanzar casi desde su casa.

¡¡¡¡BOOOOOOOOOOOOOMMMMM!!!! El misil impactó en el centro del túmulo destruyendo casi todo en un radio de 100 metros. Los pocos supervivientes, heridos o aturdidos, fueron perseguidos y destruidos por los lobos de Arain.

Antes de acabar la noche los garous del wyrm habían desaparecido de las cercanías del poblado Misquito. El jefe de la tribu, agradecido, nos dio un plano para llegar al templo y un antiguo libro español con indicaciones para no morir en el intento.

Al despertar la noche siguiente recogimos nuestras cosas, nos despedimos de los Misquito, de los guías y de nuestros ghouls y nos fuimos con el Apache más allá de la tierra de los hombres jaguar; no valía la pena tentar a la suerte teniendo un pájaro metálico. Eso sí, debido a las reducidas dimensiones del helicóptero tuvimos que hacer varios viajes y Roel y yo convertidos en murciélago. Ja.

Los primeros en llegar tuvimos que ir a buscar a los que habían llegado en el último viaje, ya que Enema había tenido que aterrizar en un claro lejano. Pero finalmente tuvieron que venir ellos a nosotros ya que habíamos encontrado una señal del camino del Templo.